El recetario tradicional español está plagado de elaboraciones culinarias surgidas de la necesidad, del hambre y de los períodos más duros de nuestra historia. La sopa de ajo (o sopas de ajo, pues también se puede hablar de ella en plural) es heredera directa de esa “cocina de subsistencia” que se vieron obligados a practicar nuestros antepasados. Una cocina en la que, a fuerza de hacer de la necesidad virtud, se gestaron auténticas joyas gastronómicas como este modesto guiso que cautivó al mismísimo Alejandro Dumas en uno de sus viajes por tierras españolas.

Aunque es difícil precisar cuándo nació la sopa de ajo, suele haber consenso a la hora de señalar Castilla y León como su lugar de origen. De ahí que muchas veces también se la denomine sopa castellana, aunque en este punto difieren los gastrónomos más puristas que definen la sopa castellana como más caldosa que la primera.

Lo que está claro es que, por su contundencia, su sencillez y lo barato de sus ingredientes, se convirtió en almuerzo ideal de pastores y labriegos que fueron capaces de combatir los largos inviernos castellanos gracias a este reconfortante plato.

Agua, sal, ajo, pan duro y pimentón son los ingredientes básicos de esta receta que admite infinidad de variaciones dependiendo de la región en la que nos encontremos. Hay quien sustituye el agua por caldo (de pollo o de ave) y el pimentón por ñoras o pimientos choriceros. También es frecuente añadirle un poco de chorizo o de jamón y en las zonas de costa no es extraño encontrarla aderezada con algún tipo de pescado o marisco.

Lo que sí es común en todo el todo el territorio nacional es añadir un huevo por persona, ya sean enteros o batidos, lo que le da una mayor consistencia al conjunto.

A continuación os dejamos la receta de esta humilde maravilla que, como bien señala la poeta salmantina Pepita Calles Crespo, “Si ayer quitó el hambre cuando no había que comer, tanto el rico como el pobre hoy la comen por placer

receta de Sopa de ajo

Foto: Juan Félix Sánchez

Ingredientes:

  • 8 dientes de ajo.
  • 4 rodajas de pan (preferiblemente del día anterior y mejor si es de tipo hogaza o pan cateto)
  • 4 huevos.
  • 1,5 litros de agua o de caldo. Si se utiliza agua también se pueden añadir un par de puerros y otro par de zanahorias para darle más sabor, aunque luego se retiren de la olla.
  • Media cucharadita (de las de café) de pimentón dulce y otra media de pimentón picante.
  • 100 gr de jamón serrano.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Prep: 5 min
    Cocinado: 15 min

  • Raciones: 4

  • Factores nutricionales por ración: 169 kcal / 17,7gr Carbh; 5,2gr prot / 9,68gr grasa

Elaboración:

  1. Se pelan los dientes de ajo y se cortan en láminas no demasiado finas.
  2. En una olla añadimos aceite de oliva virgen extra hasta cubrir el fondo y la ponemos a calentar a fuego medio. Añadimos los dientes de ajo laminados y los freímos hasta que comiencen a dorarse un poco con cuidado de que no se quemen (un par de minutos)
  3. Cortamos las rebanadas de pan en dos o tres trozos y las añadimos a la olla. Las freímos junto con el ajo hasta que se empapen de todos los sabores (un par de minutos por cada lado)
  4. Cortamos la mitad del jamón serrano en tiras o en daditos y lo salteamos con el resto de ingredientes, un par de minutos aproximadamente.
  5. Retiramos la olla del fuego y añadimos los dos tipos de pimentón (de esta manera evitaremos que se quemen) Mezclamos bien todo el conjunto.
  6. Añadimos el agua o el caldo, rectificamos de sal y volvemos a ponerlo al fuego, a nivel medio-bajo, durante 20 minutos.
  7. Transcurrido este tiempo, se apaga el fuego, se cascan los cuatro huevos directamente en la olla y se tapa para que se cocinen con el calor residual. Otra opción es batir los huevos en un cuenco y añadirlos al final, cuando la sopa está aún en el fuego. O también pueden separarse las yemas de las claras, añadir estas últimas a la sopa hirviendo e incorporar las yemas una vez la sopa esté servida en sus correspondientes recipientes.
  8. También una vez que la sopa esté servida, decorar con un poco del jamón serrano que habíamos reservado.

About the Author: Javier Fernandez

Aquí puedes compartir el Artículo

Artículos Relacionados

Subscríbete a Newsletter y recibe otros artículos interesantes, recetas locales y rutas por Andalucía y otras partes de España.

Puedes darte de baja en cualquier momento al final de los emails que te enviemos.