La Rioja es una de las regiones vitivinícolas más importantes del mundo. Hablar de La Rioja pasa inevitablemente por hablar de sus famosos vinos, pero como no sólo de vino vive el hombre, resulta que esta pequeña comunidad autónoma cuenta además con un fantástico patrimonio gastronómico.
No hay más que darse una vuelta por la famosa calle Laurel de Logroño (un auténtico festival para los sentidos) para constatar que para los riojanos se toman muy en serio eso de “las cosas del comer”

Las patatas con chorizo o patatas a la riojana son el buque insignia de la cocina tradicional de La Rioja. Un plato de origen humilde, tan sencillo como rotundo, presente en todas las casas y que sigue teniendo un hueco en los menús de todo tipo de restaurantes. Uno de esos guisos que, con unos pocos ingredientes, pueden llevarte a tocar el cielo.

De hecho, uno de sus mayores adeptos fue el célebre chef francés Paul Bocuse, líder de la “nouvelle cuisine” y uno de los cocineros más importantes del siglo XX. Cuenta la ya mítica anécdota que en 1979, Bocuse fue contratado por las bodegas Cune para encargarse de la comida conmemorativa de su centenario y allí, tras probar las patatas con chorizo que había preparado la cocinera de la bodega, el chef galo pronunció una frase hoy legendaria: “Son ustedes tontos porque esto está mucho mejor que lo que les voy a dar luego” Toda una declaración de amor que contribuyó de manera determinante a dar a conocer este guiso fuera de nuestras fronteras.

Así que ya sólo queda descorchar un buen tinto riojano para ir abriendo boca mientras nos metemos en los fogones. ¡Vamos allá con la receta!

patatas a la riojana receta tradicional patatas con chorizo

Ingredientes:

  • 1,2 kg de patatas.
  • 400 gramos de chorizo curado (dulce o picante).
  • 1 pimiento verde tipo italiano.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 2 pimientos choriceros secos o una cucharadita de su pulpa.
  • 4 cucharadas soperas de tomate frito.
  • Media cucharadita de las de café de pimentón dulce y otra media de pimentón picante.
  • 2 hojas de laurel.
  • Caldo o agua.
  • Aceite de oliva virgen extra y sal.
  • Prep: 40 min
    Cocinado: 60 min

  • Raciones: 4

  • Factores nutricionales (ración): 416 kcal / 19gr grasa

Elaboración:

  1. Rehidratar los pimientos choriceros. Para ello hay que abrirlos por la mitad, retirar las semillas y los rabos y sumergirlos en agua caliente durante media hora.
  2. Pasado ese tiempo, separaremos la carne de la piel con la punta de un cuchillo y reservaremos. No obstante, venden la pulpa del pimiento choricero en conserva y resulta muy útil para ahorrar tiempo.Otro paso previo antes de encender el fuego es preparar las patatas. Para ello hay que pelarlas, lavarlas bien y luego, muy importante, cascarlas.
    ¿Qué quiere decir esto?
    Que el corte no debe ser limpio. Hay que ir cortando trozos con el cuchillo hasta la mitad y luego arrancarlos. De esta manera, los bordes irregulares que quedan en las patatas soltarán más fécula, engordando nuestro guiso de manera natural.
  3. Pelar y picar la cebolla y los dientes de ajo. Retirar el rabo y las semillas del pimiento verde y picar también, todo muy finito.
  4. En una olla, cubrir el fondo con aceite de oliva virgen extra (tres cucharadas soperas más o menos), añadir estos tres ingredientes, una pizca de sal y pocharlos a fuego medio durante 5 – 7 minutos.
  5. Cortar el chorizo en trozos de aproximadamente un dedo de grosor, añadirlos y cocinarlos un par de minutos, para que suelten la grasa. Si vemos que hay un exceso de aceite se puede retirar un poco.
  6. Añadir la carne del pimiento choricero o una cucharadita de su pulpa en conserva y los dos tipos de pimentón.
  7. Remover unos segundos, para que no se nos queme el pimentón y añadir el tomate frito y las hojas de laurel. Cocinar bien todo un par de minutos.
  8. Añadir las patatas limpias y previamente cascadas en trozos y mezclar bien todo el conjunto.
  9. Cubrir de agua (no añadir demasiada, que se vean las puntas de las patatas de arriba), rectificar de sal y dejar a fuego medio – bajo entre 40 y 50 minutos, o hasta que las patatas estén tiernas. Se puede añadir un poco más de agua si vemos que durante la cocción se van quedando demasiado secas.

Consejos:

  • Aunque se puede usar cualquier variedad de patata, las mejores son las de tipo Kennebec o Mona Lisa porque contienen más almidón.
  • Si al final el guiso nos queda demasiado caldoso, podemos sacar dos o tres patatas, aplastarlas con un tenedor, volver a añadirlas y cocinar el conjunto durante 2 o 3 minutos más. De esta manera nos quedará más trabado.
  • También es conveniente dejarlo reposar entre 10 y 15 minutos con la cazuela tapada antes de comérnoslo.
  • Es muy típico acompañar este plato con una piparras o guindillas encurtidas (¡la combinación es sublime!) y, por supuesto, con una buena copa de vino de la tierra. ¡Que para eso estamos llevando un pedacito de La Rioja a casa!

About the Author: Javier Fernandez

Aquí puedes compartir el Artículo

Artículos Relacionados

Subscríbete a Newsletter y recibe otros artículos interesantes, recetas locales y rutas por Andalucía y otras partes de España.

Puedes darte de baja en cualquier momento al final de los emails que te enviemos.