La Giralda, el Alcázar y la Torre del Oro con el Guadalquivir son, sin duda, los lugares más buscados por todo visitante. Y no es para menos, son un símbolo vivo de la ciudad. Pero la magia de Sevilla tiene un manto mucho más grande, por eso te proponemos estas joyas que, sin duda, no te dejarán indiferente

joyas escondidas sevilla

Alameda de Hércules

Es el jardín público más antiguo de Sevilla, y hoy día es la zona alternativa de la ciudad. La Alameda reúne una oferta de ocio muy amplia, en la que puedes encontrar restaurantes, bares y cafés de todo tipo. Entre sus edificios, destaca “La Casa de las Sirenas”, edificio de estilo francés del s.XIX, estilo arquitectónico poco común en la ciudad.
Si hay algo característico de La Alameda, aparte de la sombra que arrojan sus árboles, son las cuatro columnas que te saludan, dos a cada lado de la plaza. Como curiosidad, dos de ellas son de origen romano, y se trajeron del antiguo foro que estaba situado en la actual plaza de La Alfalfa.

alameda de hercules sevilla

Alameda de Hércules, Sevilla

Mercado de Feria

Si desde la Alameda, pasas por la calle Relator, te encontrarás con El Mercado de la Calle Feria, el edificio civil más antiguo de la ciudad, ya que data del siglo XVIII. Hoy día, funciona como mercado tradicional, durante las mañanas, la verdura y el pescado fresco toman el protagonismo. A partir de mediodía, abren la puerta los bares, en los que la oferta gastronómica abarca desde el pescado frito hasta las hamburguesas más sabrosas. Como colofón, el enclave no puede ser más bonito: en frente de una de las entradas está el Palacio de los Marqueses de La Algaba, actual centro de interpretación del mudéjar.

Mercado de feria

Mercado de Feria. Interior

Arco de La Macarena y Muralla

La Semana Santa de Sevilla no se entiende sin el arco de La Macarena, cuyo nombre va unido a la virgen que se guarda en la basílica también de la Macarena, justo detrás de éste. Y es que, en Semana Santa, cada madrugada del jueves al viernes Santo, la virgen procesiona por las calles de Sevilla, pasando por debajo del popular arco.
El arco de La Macarena es su nombre más reciente, pero al ser una de las puertas de entrada a la ciudad en la antigüedad, se le llamaba Puerta Real, ya que era por esta puerta por donde entraban los reyes. Contiguo al arco, está uno de los paños de muralla que conserva la ciudad. Aunque el origen primigenio era romano, lo que vemos es de época musulmana.

Parlamento de Andalucía, antiguo hospital de las Cinco Llagas

En frente del arco y la muralla encontramos un edificio de estilo renacentista que hoy día es sede del Parlamento de Andalucía. Pero este edificio se construyó en el siglo XVI por una mujer adelantada para la época, Catalina de Ribera, como hospital. En aquel momento era el edificio más grande de España y durante 200 años fue el hospital más grande de Europa: tenía 3000 camas, modernísimas condiciones higiénicas como cloacas y abastecimiento constante de agua limpia por un acueducto. Funcionó como hospital hasta 1972, durante más de 400 años.

Los Corralones del Pelícano

En este lugar no verás grandes edificios. Tampoco bares. Pero no te lo puedes perder. Los corralones de la plaza de El Pelícano son un rincón profundamente desconocido en el que surge la magia: artesanos ceramistas, carpinteros, pintores, bailaoras de flamenco pasan allí las horas, en las cocheras que lo componen; o bien enseñando su arte, o bien profundizando en él. Te recomiendo un paseo por allí en silencio, para que te llegue el sonido del torno, del taconeo flamenco, de la guitarra afinada.

La Isla de La Cartuja

En 1992 la ciudad de Sevilla cambia su estructura gracias a un acontecimiento histórico: La Exposición Universal que se celebró en esta ciudad, concretamente en la Isla de La Cartuja. Situada al otro lado del río, cruzando el puente de La Barqueta, encontrarás los edificios que en su día sorprendieron al mundo. Y es que La Expo fue todo un alarde de modernidad, por eso si paseas por la zona, seguro que La Esfera de Cristal o El Pabellón de Marruecos. Te recomiendo que te pierdas entre sus calles y descubras sus rincones, no te dejarán indiferente.
Después de descubrir sus pabellones, date una vuelta por el Monasterio de La Cartuja, un monasterio del s. XIII restaurado para el evento antes mencionado y que hoy día es sede del Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad. Suele haber conciertos los fines de semana.

Plaza Santa Isabel

Si buscas un respiro en tu viaje, este rincón escondido es una maravillosa elección: la Plaza de Santa Isabel, situada entre las calles Vergara y Santa Paula. Aunque está en el centro de Sevilla, en esta plaza se respira tranquilidad. En el centro de la plaza, una fuente. Y detrás de esta, la iglesia del convento de Santa Isabel. Los naranjos se hacen notar en primavera, impregnándola de olor a azahar. Si te quieres tomar un respiro de tu viaje, éste es, sin duda, tu lugar.

About the Author: Spain Food Sherpas

Aquí puedes compartir el Artículo

Artículos Relacionados

Subscríbete a Newsletter y recibe otros artículos interesantes, recetas locales y rutas por Andalucía y otras partes de España.

Puedes darte de baja en cualquier momento al final de los emails que te enviemos.